Archivos mensuales: Agosto 2014

EL PORQUÉ DE LA CULTURA CON IDENTIDAD

 

Miguel Ángel SUGO - Presidente de la Fundación AGUARIBAY

Miguel Ángel Sugo

Presidente de la Fundación Aguaribay

Julio 2014

Capitulo I

La Cultura es una palabra con una definición muy amplia, ya que debe haber muy pocas con “tantas acepciones” y con tanto contenido fundamental para el hombre. La misma se define formalmente como: el resultado de cultivar los conocimientos humanos, o bien, como el conjunto de modos de vida y costumbres de una época o grupo social.

Es precisamente sobre esta última definición, donde focalizaré mi humilde análisis.

Hasta ahora, salvo algunos países que si han desarrollado un patrón de conducción de sus sociedades y su imagen externa, imponiendo la matriz cultural que supieron construir, Argentina y algunos países de América del Sur se sienten confortablemente contenidos por los patrones culturales heredados, sin casi ninguna consideración real sobre nuestra identidad como pueblos, dejando supinamente de lado al enorme poder que conlleva una cultura grande, sólida y con identidad para poder definir con claridad, a los mismos, como pueblos: maduros y soberanos.

Es por todo esto que a continuación reflexionaré sobre la palabra Identidad. La acepción de la misma es:

  1. Cualidad de idéntico.
  2. Conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad que los caracterizan frente a los demás. 
  3. Conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a las demás.
  4. Hecho de ser alguien o algo el mismo que se supone o se busca.

Las definiciones 2 y 3, me incitan a pensar en: que tan cercanas o lejanas pueden estar de nuestra realidad social estas definiciones, dada la ¿solidez? de nuestros procesos identitarios en el quehacer cotidiano nuestro.

PaEl porque de la cultura con identidad - Capitulo Ira ahondar sobre este tema, cabe definir las palabras: Identidad cultural. Ésta resulta ser un conjunto de valores, orgullos, tradiciones, símbolos, creencias y modos de comportamiento, que funcionan como elementos cohesionadores y de evolución, dentro de un determinado grupo social, que promueven un desarrollo armónico y sostenido de cada uno de los seres que integran este grupo.

La construcción de una identidad cultural propia, deberá inducir una contribución sin igual en nuestro desarrollo humano, al aportar valores para la creatividad, la diversidad, la memoria y riqueza espiritual, necesarias para la realización plena e integral de cada individuo de nuestros pueblos, y se pueda desplegar plenamente y con libertad responsable.

La cultura no es algo que se hereda solamente: fundamentalmente se construye colectivamente, y por ende, la identidad cultural implica además, un continuo contacto entre culturas.

Más, la solidez de esta nuestra sociedad con solidez identitaria, estará dada por las convicciones en sus logros conscientes para tratar de lograr la construcción de una cultura al fin propia. Más aún, esas relaciones nunca son de igualdad, dado que nunca se manifiestan de manera aislada: la complicada red de relaciones creada por la superposición de relaciones políticas, económicas, científicas y culturales, convierte a cualquier relación entre dos culturas, en una relación desigual.

Por todo esto, es que deberíamos considerar -muy conscientemente- que dentro de la práctica cultural, deberá existir la conciencia de una sólida identidad común.

Continuará…